EQUO-Canarias rechaza las maniobras militares en el Archipiélago

La formación política EQUO-Canarias, miembro de los Verdes Europeos (European Greens) , muestra su pleno rechazo a las maniobras militares Gruflex 2018 que se han puesto en marcha en las Islas esta semana, al tiempo reclamamos a las diferentes administraciones que no apoyen estas acciones y respeten el sentir de la población canaria, como se mostró en los años 80 con el “NO” mayoritario a la integración en la OTAN.

Como partido político ecologista y pacifista en EQUO-Canarias observamos, de forma preocupante, como se está produciendo un incremento de la actividad militarista en Canarias, mayor número de maniobras y proyecto de convertir el Archipiélago en base de operaciones para el continente africano y Oriente Medio.

“Este auge militarista supone un doble perjuicio” – destaca EQUO-Canarias – “atrae sobre las Islas el foco de tensiones belicistas y conflictos que se están viviendo, por desgracia para tantos países, en muchos puntos de nuestro entorno geográfico en lugar de convertir a Canarias en puente de solidaridad y fraternidad tricontinental.”

“Asimismo, está fuera de duda que estas acciones tienen un grave impacto ambiental, especialmente en el ecosistema marino, como se ha demostrado en ocasiones anteriores, por ejemplo en 2002, cuando se provocó que numerosos cetáceos varara y murieran en nuestras costas”

Para EQUO-Canarias “ambos aspectos: la escalada militar y el perjuicio medioambiental ponen además en grave riesgo nuestro principal pilar económico actual, el turismo afectando a nuestros ecosistemas y a la imagen paradisiaca y pacífica que queremos transmitir a quienes visitan las Islas”.

Desde EQUO “apostamos por una estrategia de desmilitarización progresiva y la promoción de una política de defensa de la seguridad no violenta, partiendo del concepto de Seguridad
Humana en lugar del tradicional de Defensa, como defensa de libertades y derechos básicos, en lugar del de Defensa Militar tradicional vinculado sólo a la defensa de la integridad física o territorial”.

“Reconocemos que nuestro mundo globalizado se enfrenta a complicados retos que hacen difícil pensar en una alternativa clara a ese tradicional enfoque defensivo y beligerante, pero creemos firmemente en que a través de la cooperación de los distintos actores internacionales en la lucha por la justicia y por el enjuiciamiento de los crímenes contra la humanidad estableciendo sistemas de alerta rápida para el seguimiento de las violaciones de Derechos Humanos y la detención de conflictos para prevenir o frenar tales crímenes, podemos aspirar a un mundo más justo y en paz”.

Comentarios cerrados.