Así no podemos continuar

Pasan los años y la isla de La Palma, a pesar de contar con recursos humanos y naturales importantes, no acaba de apostar decididamente por las vías que nos lleven a un desarrollo económico verdaderamente sosteniblePasan los años, pasan décadas, pasa una vida y la isla de La Palma, la isla verde, la isla bonita, a pesar de contar con recursos humanos y naturales importantes, no acaba de despegar, y, sobre todo, de apostar decididamente por las vías que nos lleven a un desarrollo económico verdaderamente sostenible.

Contamos con un territorio muy limitado en el que no caben grandes obras ni grandes infraestructuras. Si se hubiese planificado a tiempo nuestro espacio geográfico se podían haber evitado las grandes inversiones y despilfarro de dinero público que ahora estamos pagando muy caro. Repasando lo que ha ocurrido en las últimas décadas podemos darnos cuenta de que algo se ha hecho mal; obras por partida doble han dado lugar a un derroche evidente: dos aeropuertos, dos hospitales, dos terminales en un mismo aeropuerto, dos playas artificiales en una misma ciudad, etc. Si se hubiese planificado de otra manera se hubiese construido un solo aeropuerto, posiblemente dos hospitales, uno en la zona Este de la isla y otro en el Valle, contaríamos con una red viaria bien repavimentada con ensanches puntuales, y sin necesidad de ejecutar megaproyectos con adjudicaciones de obras y las consiguientes comisiones, que básicamente sirven para enriquecer al entramado político-empresarial.

¿Cómo se puede entender que la carretera central de la isla, que comunica Santa Cruz con el Valle de Aridane, y las principales vías de la isla, se encuentren en un estado lamentable, y se hayan gastado importantes partidas de dinero para asfaltar caminos con clara intención de obtener réditos electorales? ¿Cómo se puede consentir que se hayan gastado millones de euros en grandes pabellones deportivos que apenas se usan o que no se han podido terminar? ¿Cómo se puede comprender que se haya abandonado un Parque Cultural en medio de un barranco en Los Llanos, financiado en parte con fondos europeos, y que no se le den explicaciones al pueblo?

Un sencillo análisis sectorial nos permite saber qué se ha hecho, y qué se está haciendo para mejorar el panorama actual. Si nos centramos en el cultivo del plátano, algo se ha mejorado desde que se intentó introducir la “gran enana” o las plataneras plastificadas. Han mejorado los sistemas de riego, existen mayores controles de productos fitosanitarios, y contamos con casi un centenar de fincas de cultivo ecológico, en el que varios agricultores han puesto mucho interés e ilusión, y que es, sin duda, la gran alternativa del futuro, porque se trata de un plátano diferenciado y de calidad, que respeta el medio ambiente y que reporta mayores beneficios económicos al agricultor.

Pero ¿qué se ha hecho desde el Cabildo o desde la Consejería correspondiente por diversificar cultivos o por recuperar las medianías?. ¿Por qué no se incentiva y se potencia la cabaña ganadera? Clama al cielo que desde la primera Institución Insular no se haya producido una sola iniciativa para poner en marcha otro modelo energético para la isla; el conformismo y la pasividad es evidente, a pesar de que nos encontramos en el cenit del petróleo, y de que en la Península de Arabia o el Desierto del Sáhara estén apostando fuertemente por la energía solar. ¿Por qué no intentamos, al menos, poner en marcha el modelo de autosuficiencia energética de la isla del Hierro?

Como tantas veces se ha dicho, no estamos aprovechando actividades que podrían crear más riqueza, más empleo y mayor valor añadido; la agricultura ecológica y las energías alternativas, o una inversión considerable en I+D+i, que es invertir en conocimiento. Tampoco se acaba de acertar con el aprovechamiento del agua; la construcción de una red de pequeños o medianos embalses en las zonas de medianías hubiese servido para rescatar cientos de huertos abandonados.

Por lo visto, es más rentable el “parcheo” de La Laguna de Barlovento, o de la – tantas veces anunciada- “Balsa de Vicario”. A los nuevos caciques y a los oligarcas no les interesa que se desarrolle nuestra agricultura y ganadería, porque les resulta más fácil que se continúe especulando con el agua en épocas de escasez, recibir las subvenciones para el plátano, o mantener el REA para enriquecer a los importadores.

De nuestro patrimonio natural tampoco hemos obtenido rentabilidad suficiente: los localismos y la estrechez de miras de los gobernantes de turno han dado como resultado que apenas haya progresado desde el punto de vista turístico la zona Suroeste de la isla, que es la que está llamada a una mayor inversión por razones climatológicas, o que no se ponga en funcionamiento el que podría ser el Balneario de aguas termales más importante de Europa, el de la Fuente Santa en Fuencaliente, que sería un reclamo turístico ideal para la isla, porque acudiría gente de todo el mundo a curarse de muchas enfermedades.

¿Qué se ha hecho desde el Gobierno de Canarias, desde el Cabildo o desde el Ayuntamiento de Fuencaliente para dinamizar este proyecto?

¿Por qué, en el mismo municipio, no se aprovecha la Reserva Marina para crear un Centro de Buceo como en La Restinga?. En el mismo lugar, ni siquiera se ha hecho un paseo marítimo, que podría ir desde el hotel actual hasta el Faro. Apostemos por el turismo rural y por el senderismo, porque nos permitirá desarrollar un turismo singular y diferenciado, acorde con nuestro patrimonio natural, y abandonemos la improvisación permanente y el modelo turístico convencional, si de verdad queremos progresar.

Lo comentado debería servir para reflexionar, rectificar y poner en práctica otra manera de hacer política, pensando más en los ciudadanos, y no en el bienestar personal y familiar de unos cuantos políticos, mediocres y oportunistas, que han sabido instalarse en el Poder durante décadas para beneficio propio y de su entorno familiar, creando al mismo tiempo una red clientelar, con seudoperiodistas apesebrados incluidos, que les ha permitido instalarse cómodamente en el sillón, y que han condenado a centenares de jóvenes palmeros muy cualificados, algunos de ellos auténticos talentos, a tener que emigrar para resolver su futuro. Este es el modelo perfecto de Neocaciquismo que ha impedido que la isla se desarrolle, y que está llamado a desaparecer cuando los palmeros reaccionen y dejen de votar a políticos mediocres que frenan cualquier iniciativa de futuro para la isla.

Un comentario

  1. Este artículo no tiene desperdicio, se debería imprimir y repartir casa por casa, pueblo por pueblo…

Deja un comentario