Las respuestas del siglo XX no valen para el XXI

José Manuel ZúñigaVivimos unos días convulsos; este sistema que tenemos está enfermo, la prueba son las numerosas protestas, que cada día tenemos en las calles de nuestras ciudades y de nuestros pueblos. Protestas de todo tipo de personas, estudiantes que ven recortes en educación y no ven salida a su futuro, trabajadores que ven mermados sus derechos por una reforma laboral injusta, ahorradores que les han secuestrado su dinero con las preferentes, jubilados que ven decrecer su pensión y les cierran sus centros, ciudadanos que sufren los recortes del sistema de salud, personas indignadas con la corrupción, y sin embargo, vemos que la clase política dirigente solo piensa en machacar más a los de siempre.

El PP piensa que, con su mayoría en el Congreso, puede hacer lo que quiera. El PSOE ahora quiere ser el defensor de los que estamos en la calle. No, no traten de engañar a la ciudadanía; ya estábamos en la calle cuando el PSOE gobernaba y tampoco hacían nada por nosotros. Ahora piden el cierre de Garoña para el 2013, cuando ya debería estar cerrada si ellos no hubiesen prorrogado su funcionamiento. Piden la paralización de la reforma laboral, cuando ellos ya aplicaron una que también fue contestada en las calles.

Los dos partidos mayoritarios nos venden lo mismo, una crisis de la que nos quieren hacer responsables cuando no lo somos. Nos quieren hacer creer que los ajustes, la pérdida de derechos sociales, el repago en la sanidad, los recortes… son necesarios para calmar a los mercados y poder salir de esta situación. No señores, no estamos de acuerdo.

Los partidos mayoritarios nos venden lo mismo, una crisis de la que nos quieren hacer responsables, cuando no lo somos. Nos quieren hacer creer que los ajustes y la cesión de derechos son necesarios, pero no estamos de acuerdo

Esta crisis está principalmente causada por el sistema financiero y todavía no hemos visto ni una medida real para atajar la evasión de impuestos (legal o fraudulenta) de la banca y de las grandes empresas, para acabar con la economía sumergida, eliminar la duplicidad o triplicidad de sueldos en políticos, expolíticos, consejeros de grandes empresas, etc. ni para terminar de una vez con el tema de las famosas SICAV y con los paraísos fiscales.

No hay que recortar en derechos sociales, hay que generar más ingresos con todas las medidas mencionadas e invertir en futuro ¿Acaso alguien piensa que apostar por las energías fósiles es futuro? ¿Cuál es el coste que para España tiene depender de estás energías? PP y PSOE dicen que las energías renovables son caras y quitan las subvenciones a las mismas. ¿No sería mejor gravar a las que más contaminan y quitar las subvenciones al carbón, petróleo, nuclear, etc.? ¿Quiénes se benefician con estas medidas? Que casualidad que dos expresidentes del Gobierno estén en los consejos de administración de dos importantes empresas energéticas.

Las respuestas del siglo XX no valen para el XXIDesde EQUO decimos que las respuestas políticas del siglo pasado no sirven para el siglo XXI y por qué a los ideales solidarios hay que sumar nuevos valores: la equidad entendida como igualdad de oportunidades y protección social; el ahorro, la mesura y la eficiencia en el uso de los recursos; la responsabilidad para con las personas y la sociedad, con los animales y con las generaciones futuras; el equilibrio en las relaciones con la naturaleza; la independencia de las instituciones públicas respecto a los poderes económicos; la gestión transparente, honesta y eficiente de lo público al servicio de la ciudadanía, la democracia participativa y deliberativa, el pacifismo activo para abrir caminos hacia otro proyecto realista de sociedad y de civilización en el que sea posible la convivencia pacífica y el bienestar humano para todas las personas.

En resumen, EQUO apuesta por incrementar los ingresos con una adecuada fiscalidad dirigida a los que más ganan, más tienen y más contaminan, reduciendo el gasto de las subvenciones a las actividades contaminantes, de las inversiones en infraestructuras ruinosas, AVE sin pasajeros, aeropuertos sin aviones, autopistas solitarias, reducir los gastos militares y eclesiales y aumentando la protección social y la inversión para transformar nuestro modelo productivo hacia una economía verde, creando empleos de calidad y para todos.

La gente de EQUO somos parte de la sociedad, venimos de la sociedad y de sus movimientos y organizaciones, hemos estado y estamos en las movilizaciones sindicales contra las distintas reformas laborales y contra los recortes educativos y sanitarios, con las gentes de la cultura y con los indignados de las plazas y en las calles. Escuchamos y aprendemos de sus reivindicaciones y anhelos. Y de ello extraemos que no sólo deben cambiar las políticas, sino también la política.

[José Manuel Zúñiga Suescun, secretario Mesa Coordinadora de EQUO-La Rioja]

Más información sobre José Manuel Zúñíga

Deja un comentario